jueves, 7 de enero de 2016

Bilis Real

Vamos a ver. Que en un principio me da igual, pero es simplemente una reflexión que tengo que hacer.

El día 6 de enero del presente año, me fijaba en las personas que andaban por la calle, ajetreadas, con prisas y cara de importancia. La mayoría de ellos, claro, bien aseaditos y lustrosos. Que se me vea bien, que voy a casa de la suegra/yerno/cuñado/etc.


Y bueno, pues yo estaba ahí, hurgándome la nariz, y me dio por pensar en la importancia que damos a según qué cosas. Que bueno, que el que tiene niños, aún tiene excusa, pero es que somos la leche. Aquí todo lo que es cachondeo, comidita, fiestorro, etc. ahí sí que estamos todos y siempre. Ahora, que nos hacen una reforma laboral que nos deja tiritando o hay un ERE en marcha en nuestra empresa, o nos fastidian año tras año la educación y la sanidad, pues ahí, ahí amigos muchas veces no sabemos ni lo que hacer. Que si la manifestación no vale para nada, que si el tío este del sindicato es un interesado, que si esto que si aquello…pero al final nos la meten doblada día sí y día también.

No tengo nada en contra de todos aquellos que celebran fiestas que quién sabe quien nos ha impuesto, pero sí me chirría un poco el entusiasmo entre unas cosas y otras. Me gustaría que hubiera un poco más de equilibrio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario